El paro cardíaco causa más de 30.000 muertes al año en España

Agosto 09, 2018

El paro cardíaco es una de las primeras causas de mortalidad en Europa y en España se dan entre 35.000 y 45.000 por año, según datos de la Fundación Española del Corazón (FEC). Mientras en nuestro país, tras una enfermedad cardíaca, el índice de salvación se sitúa en un 4 por 100, en EEUU alcanza el 50 por 100 gracias a la implantación masiva de desfibriladores semiautomáticos (DESA) en espacios públicos.

Estos equipos son capaces de revertir una situación de parada cardiorespiratoria, también llamada muerte súbita, ya que si esta se produce disponemos de un plazo máximo de 5 minutos para asistir a la víctima con garantías de éxito. Además, por cada minuto que se pierde, desciende un 10 por 100 la probabilidad de supervivencia y aumenta el riesgo de padecer secuelas.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Los avances tecnológicos han permitido crear DESA fáciles de utilizar por personal no sanitario y con las máximas garantías de calidad y seguridad.

B+Safe ha patentado la solución DOC® (Desfibrilador Operacional Conectado) única del mercado que ofrece todas las soluciones integradas en el equipo, que puede estar conectado y permanecer operativo las 24 horas del día. El sistema, que utiliza incluye las 24 horas del día, los servicios de telecontrol del equipo, geolocalización, tele-asistencia, asistencia verbal directa que Mondial Assistance presta al usuario, alerta automática de socorro, centro de atención telefónica 24h y mantenimiento in situ.

La presencia de DESA en lugares que registran gran afluencia de personas como centros comerciales, aeropuertos, estaciones de viajeros o empresas, se ha incrementado de manera importante en los últimos años. No obstante, estamos muy alejados de los niveles de vecinos europeos como Francia, donde la implantación de estos equipos supera ocho veces la de España, una diferencia que aumenta respecto a Alemania y los países nórdicos y que crece exponencialmente respecto a Estados Unidos o Japón.

“Sin embargo, en España falta conciencia social al respecto por lo que tenemos ante
nosotros un largo recorrido para divulgar la importancia de este concepto y su contribución positiva a la salud pública, hasta conseguir que la cardioprotección sea un derecho de todos los ciudadanos. Hemos de recordar que en el número de fallecimientos por para cardíaca supera de manera notable al de víctimas de accidentes de tráfico”, añade